Edición 27/02

Icono

«Describe tu aldea y serás universal», decía Tolstoi. ¿Y por qué no intentar el ejercicio contrario?

Filosofías del download


Por RAFAEL CIPPOLINI (Revista Ñ)

¿Qué es lo que realmente ponen en juego proyectos como SOPA y PIPA en las filosofías del intercambio en la era web? No estamos hablando de la fragilidad de lo que llamamos derechos de autor, sino, antes que nada, de la mutación de un concepto de industria.

———-

Para empezar, lo que todos sabemos: el jueves 19 de enero, la sincronía, el efecto mariposa, el azar o el impecable sentido de oportunidad de intereses diversos lograron que la captura de Kim Schmitz alias Dotcom, sucediera tan solo un día después del masivísimo blackout en protesta por los proyectos de las leyes SOPA y PIPA, impulsadas por Lamar Smith, miembro de la Cámara de Representantes de los Estados Unidos. Los cargos contra Dotcom, empresario y pirata informático alemán de casi 38 años, fundador del sitio web Megaupload, fueron los de crimen organizado, blanqueo de dinero y violación de la ley de los derechos de propiedad intelectual. A partir de entonces, se hizo cada vez más notorio un fantasma que sobrevuela internet desde hace tiempo. Para unos pocos, lo que presenciamos es el principio del fin de una era dorada de experimentación y circulación anárquica de todo tipo de bienes culturales en formato digital, mientras que nos aprontamos al espectáculo de un futuro de millones de usuarios condenados únicamente a consumir. Sin embargo, simultáneamente, crece más y más la épica de la desestimación: para la inmensa mayoría, la libertad de contenidos en la web es tanto ideológica como tecnológicamente irreversible.

Lejos de paralizar, los acontecimientos disparan todo tipo de noticias: nos enteramos que los hacktivistas de Anonymous planean su propia versión de plataforma de descargas on line (bautizada Anonyupload) –aunque hay quienes desmienten esta versión–, como también supimos que la compañía de Schmitz se aprontaba para presentar al mundo Megakey, un sitio comercial de música que obviando a las discográficas hubiera llevado al definitivo final de éstas. Asimismo tomamos nota que la empresa valenciana Bionic Thumbs acaba de desarrollar MegaUp: Upload if you can!, un videojuego paródico sobre los hechos de público conocimiento. La lista es muy extensa. Tan lejos de detenerse, la cultura digital sigue dando pruebas del poder de su viralidad, mientras se multiplica y reinventa. Pero ¿de qué tipo de cultura digital hablamos? Si SOPA y PIPA solo son una cortina de humo o una desafortunada expresión de deseo, y el arresto de Herr Dotcom una estrategia de impacto mediático, ¿qué es lo que realmente se pone en juego en las filosofías del intercambio en la era web? ¿Una nueva querella de antiguos contra modernos, de apocalípticos versus integrados, dos visiones de lo que debe ser la red y las visiones del mundo que la transitan? ¿Sólo dos? Contemporáneamente, al describir su proyecto Sincita, el artista rosarino Fabrizio Caiazza nos dice desde su sitio web: “Internet no cambió nuestra manera de ver y entender el mundo. Internet ES nuestra manera de ver y entender el mundo, nuestro modo de consumir y relacionarnos, aun con los sitios de descarga cancelados, aún con las computadoras apagadas”. Hace muy poco, las autoridades suecas aprobaron una religión conocida como Kopimism, impulsada por devotos que consideran que compartir archivos (File Sharing) es un acto sagrado (ver nota adjunta). Revisemos un poco más detenidamente. ¿Qué tan profundos y definitivos son los cambios? ¿De cuántos modos nos afectan –digitalmente o en nuestro estado unplugged– estas transformaciones? Hace poco más de una década, el nombre de Shawn Fanning inundaba los medios tanto como hoy lo hace el de Schmitz. Fueron algo más de 15 minutos de fama. Resumamos: en junio de 1999, un nerd de Massachusetts de entonces apenas 19 años, daba a conocer al mundo su polémico proyecto que marcaría un antes y un después en la circulación masiva de música: se llamó Napster. Este servicio de distribución de archivos en formato MP3, bueno es recordarlo, tuvo un mentor: John Fanning, tío de Shawn. No sólo le regaló su primera computadora Apple, sino que también se de-sempeñó como primer presidente de la firma y recolector de inversores. El crecimiento de la empresa fue meteórico y se convirtió en una bomba durante el año 2000: la banda heavy Metallica demandó a Napster en abril y el joven Shawn fue tapa de la revista Time en octubre. Seguía pregonando que todo había comenzado cuando se propuso compartir con sus amigos su colección de música en MP3 a partir de un sistema de acceso simple y efectivo. Cuando en junio del mismo año la RIAA (Recording Industry Association of America) bloquea judicialmente muchas de las descargas, Napster acababa de recibir una inversión de 15 millones de dólares. Al año ya tenía más de 25 millones de usuarios.

Repito lo que ya escribí en mi blog Cippodromo, hace más de dos años. ¿Qué queremos decir cuando nos referimos a descargar contenidos? Otra vez invertimos los términos: no estamos hablando de la fragilidad de lo que llamamos derechos de autor (o no sólo de eso), sino, antes que nada, de la mutación de un concepto de industria. Una filosofía diferencial de la administración de la información.

La proliferación de las tecnologías digitales modificó culturalmente el modo en que las industrias se conciben a sí mismas. En realidad, es la relación de la creación (de los artistas) con las industrias la que ingresó hace tiempo en una nueva dimensión.

En lo que se refiere a las artes, podríamos iniciar la pesquisa desde la perspectiva de las diversas conductas de artista: en principio, aquellos que adhieren a una concepción de la industria que es propia de los siglos XIX y XX y aquellos que apuestan a los imparables cambios del siglo XXI. Por supuesto, estas dos conductas tienen múltiples matices, pero en definitiva todo artista adhiere a un concepto de industria. Walter Benjamin se preguntaba por el aura. Es el concepto de valor el que una vez más se pone en juego. Y no me refiero únicamente al valor económico.

Regresemos a la historia de Napster. En septiembre de 2001, luego de una furiosa presión por parte de las discográficas, que seguimos capítulo a capítulo como si se tratara de una telenovela, el servicio deja de funcionar. Después de unos años fuera de la vida pública, Fanning regresó en 2005 con una nueva propuesta, Snocap, un servicio que ideológicamente es el absoluto contrario de Napster. Contratado inmediatamente por Universal, Sony-BMG, EMI y Warner Music, su tarea fue centralizar licencias y poder cobrar de este modo por las descargas de las canciones. Su respuesta fue contundente: nada más que un cambio en el modelo de negocios.

Sin embargo, la transformación de esa nueva mentalidad industrial que ayudó a alimentar no retrocedió. Todo lo contrario.

¿Será que Fanning olvidó su impulso inicial, el de compartir archivos? ¿Acaso siempre deben resultar antagónicos los intereses del empresario y del usuario? ¿Por qué no auscultarlo como un giro antropológico? No sólo el cuento de una serie de aplicaciones P2P (Peer-to peer, o entre pares, de Napster a Audiogalaxy a eMule, y más tarde de servicios de alojamiento de archivos Megaupload, Mediafire, RapidShare o GigaSize) sino de un giro cultural donde los usuarios vamos desarrollando otro tipo de necesidades.

Escribí más arriba que cada artista adhiere con su conducta a un concepto de industria. En febrero de 2008, unos meses después de que Radiohead permitiera la descarga gratuita de su álbum In Rainbows desde su website y por un tiempo limitado, 40 artistas de latitudes diferentes (de Andrés Calamaro a Lily Alen, de Skay Beillison y Hernán Cattaneo a Wayne Coyne de Flaming Lips) respondieron en Rolling Stone edición argentina a preguntas como “¿los grandes sellos se adaptarán a la nueva etapa? ¿Hay más o menos oportunidades para las nuevas bandas? ¿la tecnología nos acercará a una música mejor?”. Hubo respuestas para todos los gustos. Desde aquellos que coincidían ampliamente con el gesto de Metallica hasta quienes admitían descargar música de la web.

Lo sabemos: los tecnófobos no son aquellos que denostan toda tecnología, sino por el contrario, aquellos nostálgicos que prefieren una tecnología anterior. Y no existe tecnología que no esté fundada en un uso específico y en una mentalidad de uso.

Es indudable que, en el mundo digital, la labor ideológica y de difusión de los defensores tanto del software libre como del código abierto (Richard Stallman, John Maddog Hall, Eric Raymond, etc.) va dejando su impronta en una psicología epocal, aún en el caso de que jamás se haya oído hablar de ellos. En la misma dirección sigue resultando capital el ensayo Crímenes de la razón. El fin de la mentalidad científica del físico estadounidense –y Premio Nobel– Robert B. Laughlin, quien señala que la Era de la Información bien podría denominarse Era de la Amnesia, debido a la demoledora disminución del acceso público a conocimientos que deberían no poseer copyright.

Nunca deberíamos olvidar que el usuario es la pieza clave de cualquier industria. Su motor. Así como existe una diferencia nada sutil entre quien intercambia información y el que lucra comercializando bienes ajenos. Muy distinto es disponibilizar que lucrar. Son los usuarios los que disponibilizan material audiovisual en un sitio como Youtube. Lo comparten con otros usuarios. Bajo el pretexto de combatir la piratería, los proyectos de ley SOPA y PIPA arremeten contra todo lo que puede convertirse en una amenaza. Es algo tan ridículo como argumentar la necesidad de clausurar las bibliotecas o las librerías de usado para salvar, si esto fuera necesario, a la industria editorial. Es cierto, la figura del pirata (la vedette de toda esta trama) es tanto una creación de la industria como lo es la figura del Capitán Jack Sparrow.

Los desarrolladores de plataformas de intercambio invariablemente comienzan como usuarios. Y lo siguen siendo de muchas maneras.

Como sea, quiero concluir con una cita que no es otra cosa que una paráfrasis del clásico La Catedral y el Bazar, de Eric Raymond: “Es posible que a largo plazo triunfe la cultura del intercambio libre. No porque esta circulación sea moralmente correcta o porque la rentabilidad económica sea moralmente incorrecta, sino simplemente porque el mundo comercial no puede ganar una carrera de armamentos evolutiva a las comunidades de intercambio libre, que pueden disponer de muchísimo más tiempo cualificado y muchísimos más actores que cualquier compañía”.

———-
KOPISMO O APÓSTOlES DEL “COPYPASTE”

Por NATALIA ZUAZO

Lawrence Lessing, ese abogado de anteojitos tipo Harry Potter que viaja alrededor del mundo tocando las alarmas de mentes y gobiernos en favor de la cultura libre, lo repite en cada conferencia desde que publicó Cultura Libre, su libro que hoy es manifiesto de una generación: “No hay forma de matar la tecnología. No se puede evitar que la gente tome la cultura y la modifique para expresar sus ideas de manera diferente. La otra opción es criminalizar la cultura o convertirnos todos en clandestinos o piratas”. Lessing escribió su libro en 2004, con la colaboración de Richard Stallman (el gran difusor del movimiento del software libre), pero sus párrafos seguramente nunca se volvieron tan reales como en los últimos años: el “viejo mundo” no puede frenar el avance de la tecnología en manos de la gente, y órdenes judiciales en mano o buscando aprobar leyes como PIPA o SOPA, quiere llevar a la cárcel al “nuevo mundo”, acusado de “pirata”. En los últimos días, la guerra se volvió aún más patente cuando los verdaderos piratas (del viejo mundo) cerraron Megaupload, una de las tantas plataformas donde la cultura popular dejaba y recogía contenidos online para luego tomarlos, cortarlos, remixarlos y transformarlos en otros contenidos o simplemente usarlos.

Del lado del copyleft (que defiende la libre distribución de obras como un derecho), la Iglesia del Kopismo es uno de los grupos más originales. Reconocida con estatus oficial de religión en Suecia el año pasado, ya tiene más de cuatro mil seguidores en ese país y en otros de Europa, como Italia, que se reúnen bajo un mandamiento principal: “Copiar en Internet es bueno y sagrado”, según palabras de Isak Gerson, líder espiritual, estudiante de filosofía, 19 años. “Que tu información se copie es un símbolo de apreciación de que alguien piensa que has hecho algo bueno”, explica Gerson. Como guía, sus fieles recurren a él no sólo para encontrar pasajes bíblicos que fundamenten sus actos. Uno de ellos –“Sed imitadores de mí, así como yo de Cristo” (Corintios 11:1)– fue traducido para la prédica digital como “Cópienme, hermanos, así como yo copio a Cristo”, con la creencia de que es la distribución irrestricta de información lo que da libertad al mundo, y que, en cambio, el copyright es una consecuencia de “un mundo hecho de dinero, corrupción y negatividad”.

Bajo los símbolos sagrados CTRL C y CTRL V (copiar y pegar) y la insignia “Copia y siembra”, los apóstoles del kopismo tienen su propia filosofía para enfrentar la guerra online desatada por los cruzados del copyright. “A lo largo de la historia, varios grupos alrededor del mundo han sido perseguidos por opresores. Desde entonces se han refugiado en la religión y han deseado una coexistencia pacífica. Sin amenazas ni acoso”, relatan en su página oficial. “Lo que esperamos es poder vivir nuestra fe sin miedo a ser perseguidos”, dice Gerson, consciente de que los ejércitos del viejo mundo se aproximan: en marzo entrará en vigencia la ley Sinde en España, y en Francia rige desde hace dos años la ley Hadopi, ambas cercos a la libre circulación en Internet. Mientras tanto, su Iglesia ya comenzó a albergar a las primeras víctimas. Luego de un proceso judicial en su contra, The Pirate Bay, el más popular de los sitios de descarga vía torrent, pudo volver a operar gracias a la protección de Suecia y al auspicio del Kopismo.

Artículo original en Revista Ñ >> Clarín.com

Anuncios

Archivado en: Columnas +, , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Edición 27/02 no es más que una "revista de prensa" que mezcla columnas y artículos propios con piezas arbitrariamente escogidas del periodismo nacional e internacional que van marcando estos años.

Únete a otros 1.056 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: