Edición 27/02

Icono

«Describe tu aldea y serás universal», decía Tolstoi. ¿Y por qué no intentar el ejercicio contrario?

El síntoma Berlusconi


Por HUGO ARIAS V.

1. Es imposible sustraerse al sentimiento que muchos, a lo largo del globo, deben sentir al saber que los días de Silvio Berlusconi como gobernante de Italia están contados. Después de tanta agua corrida bajo el puente, la crisis económica global arrastra entre sus víctimas europeas a Il Cavaliere. Y es un verdadero alivio, una señal, una clase de augurio positivo en medio de tanta borrasca mundial.

Es cosa de revisar las noticias sobre Berlusconi de los últimos meses para preguntarse, no sin incredulidad, ¿cuánta chambonada (para ser piadoso) es capaz de aguantar la gente a sus políticos en cualquier parte del mundo? Dejando de lado todos los escándalos de tipo sexual, se me vienen rápidamente a la mente al menos dos ejemplos de lo que Berlusconi suponía para la tierra de Verdi: una “ley mordaza” duramente resistida por la prensa italiana y la “privatización” de monumentos patrimoniales como el Coliseo romano.

2. A propósito de Verdi, se cuenta que el pasado 12 de marzo, Silvio Berlusconi enfrentó uno de los pasajes más incómodos que un político pueda imaginar: Italia festejaba el 150 aniversario de su creación y, en esta ocasión, se cantó en la Ópera de Roma Nabucco de Giuseppe Verdi, dirigida por el maestro Ricardo Muti. Y en un momento de la función, cuando el público comenzó a pedir un bis del Va Pensiero, Muti se volvió, miró al público y a Berlusconi a la vez, y dijo:

-Sí, estoy de acuerdo con esto. “Larga vida a Italia”. Pero… ya no tengo más 30 años y he vivido mi vida. Recorrí mucho mundo y hoy siento vergüenza de lo que sucede en mi país. Así que accedo a vuestro pedido de un “bis” para el Va Pensiero. No es sólo por la dicha patriótica que siento, sino porque esta noche, cuando dirigía al Coro que cantó “Ay mi país, bello y perdido”, pensé que si seguimos así vamos a matar la cultura sobre la cual se construyó la historia de Italia. En tal caso, nuestra patria, estaría en verdad “bella y perdida”.

Si quiere que se le ericen los pelos, lea la historia completa y vea el video de lo sucedido esa noche en Roma: “Verdi derrota a Berlusconi pero los mercados no se enteran”

3. “El primer ministro parece en forma. Derrocha simpatía natural y cuenta embustes sin inmutarse y con una convicción tan profunda que el oyente no solo descarta la idea de refutarle, sino que siente ganas incluso de creerle, dada la veracidad de la actuación”. Este es parte del relato que el corresponsal de El País en Roma, Miguel Mora, hace de una cena de Berlusconi con corresponsales extranjeros hace sólo algunos meses atrás.

“Su actitud es relajada”, agrega. “Para él es un juego de niños enfrentarse a corresponsales británicos, franceses, estadounidenses, alemanes, españoles (dos), muchos de ellos bastante resabiados; bombardearles con mentiras que él (y muchos de ellos) sabe positivamente que son solo pura ficción, y, aun así, salir de la cena entre aplausos y palmetazos.”

“Probablemente, los reporteros aplaudidores consideraron que el espectáculo es insuperable. Violento a ratos, gracioso otros, y en algunos pasajes bochornoso sin paliativos, pero siempre fascinador. Berlusconi manipula y retuerce a su favor la realidad con tanto talento, pasa de verdugo a víctima con tanto convencimiento, que al final el oyente siente simpatía por él, o al menos admiración, ante ese don inimitable. Y eso en realidad resume toda su historia.”

4. Es cierto que el espectáculo puede dar risa muchas veces, pero basta echar un vistazo al resto del mundo para comenzar a sentirse algo incómodo, preocupado y hasta temeroso de lo que está pasando con la política en el planeta, proceso del que Berlusconi es apenas un síntoma, un anuncio.

En abril del año pasado, Vicente Verdú publicó en El País de España una entrevista a Umberto Eco en la que el italiano abordaba no sólo detalles de su vida, sino que se adentraba en el análisis político de nuestros tiempos. De hecho, el título de la publicación fue precisamente: “La crisis trágica de la democracia”.

En medio de esa conversación, Verdú pregunta: -¿Y cómo encuentra Italia actualmente con Berlusconi en el centro de todo? La respuesta de Eco es tajante y sobrecogedora: ”Antes se decía que el futuro de Europa sería Estados Unidos. Hoy, desgraciadamente, el futuro de Europa será Italia. La Italia de Berlusconi anuncia situaciones análogas en muchos otros países europeos: donde la democracia entra en crisis, el poder acaba en las manos de quien controla los medios de comunicación. Así es que no se preocupen por nosotros, preocúpense por ustedes mismos”.

Eco hablaba de Europa, quizás por no meterse en más líos, quizás por no sembrar el pánico mundial o quizás porque sólo quería hablar de Europa, pero el caso es que todos debiéramos estar preocupados, tanto de lo que ocurre con la política en casa como lo que sucede fuera de nuestras fronteras.

Si hasta Estados Unidos tiene ya bastante de qué hacerse cargo. Si no lo cree, lea “Sarah Palin, el triunfo de la banalidad”, de John Carlin, y luego volvemos a conversar.

Artículo original en El Post

Anuncios

Archivado en: Columnas +, ,

One Response

  1. NO ESCRIBAS SANDECES QUE VAS A VER EL ÚNICO PAÍS CON TURISMO ALTO GRACIAS A BERLUSCONI, ITALIA EL PROBLEMA QUE TIENE SON LOS COMUNISTOIDES Y EL SINDICATO, LA POLÍTICA ES LA QUE ESTÁ ENDEUDADA.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Edición 27/02 no es más que una "revista de prensa" que mezcla columnas y artículos propios con piezas arbitrariamente escogidas del periodismo nacional e internacional que van marcando estos años.

Únete a otros 1.056 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: