Edición 27/02

Icono

«Describe tu aldea y serás universal», decía Tolstoi. ¿Y por qué no intentar el ejercicio contrario?

Cinismos


Por HUGO ARIAS V.

Se ha planteado en los últimos días el debate educacional desde la disyuntiva moral de que un sistema de educación pública gratuita terminaría por consagrar el despropósito de que los pobres paguen por la educación de los ricos o, dicho de otro modo, de que con dineros públicos que debieran ir preferentemente a los más pobres, se pague la formación de los más ricos del país.

1. Es tan políticamente correcto el argumento, pero tan cínico a la vez, ¿no?

Como si no hubiera otra serie de cuestiones que, como sociedad, todos, ricos y pobres, contribuimos a financiar y que son de uso compartido, sin distinción de ingresos. Como si esa aparente incongruencia no fuera parte constitutiva de la vida en sociedad. Como si esa injusticia no fuera también una forma de ponernos a todos en un mismo nivel, con los mismos deberes y los mismos derechos… Ya se han mencionado en los últimos días, por ejemplo, el hecho de que la seguridad pública (las policías) la financiamos todos y es para todos; o que las obras del MOP no hacen distinción de clases; o que todo el aparato de Justicia es el mismo para “los de arriba” y “los de abajo” y se financia con plata de todos; o que las becas de posgrado se las gana mayoritariamente la élite y nadie se extraña ni pone el grito en el cielo ni se lamenta o acusa mal uso de los recursos del Estado.

Pero el cinismo va más allá.

Parece que se olvida, por ejemplo, que durante años se han aprovechado franquicias tributarias (o sea, recursos públicos que debieran concentrarse en los pobres) para financiar universidades creadas por y para la élite y sobre las cuales pesa la sombra del lucro, obtenido al margen de la ley mediante sofisticados tinglados de ingeniería financiera. Parece que se olvida el abuso permanente de algunos ricos contra muchos pobres, cuyo ejemplo sumo es el caso La Polar. Parece que nadie supiera de las recurrentes violaciones a los derechos de los trabajadores (de los cuales el 80% tiene salarios menores a $500 mil) con el fin de maximizar las utilidades de las empresas y el interés de sus dueños. En fin…

2. Y si de cinismo se trata, leía el otro día en Página/12 una columna de Sandra Russo titulada “El ojo estrábico”, donde decía que “los jóvenes de los países árabes en la calle, gritando contra los dictadores, pidiendo democracia, merecieron hace unos meses su palabra: primavera; el ojo que los miraba y la voz que hablaba de ellos los ubicó allí, en lo turgente, en lo que nace, en el ciclo que se abre”. Sin embargo, comentaba, “ahora ese ojo no ve nada que nazca ni que se abra: otras varas y miras más estrechas y aisladas se fijan sobre los jóvenes norteamericanos, aunque el ojo sea el mismo. Ahora que reventaron las alcantarillas de entrecasa y por ellas salieron los indignados norteamericanos, ahora que ya no son sus negros o sus hispanos los que protagonizan alguna protesta callejera, sino los norteamericanos pura cepa, los presuntamente admitidos en el sistema, la voz que nombra las cosas no habla de primavera ni alienta el ánimo que los embriaga”.

Coincidentemente, en otra dimensión del cinismo como constante humana, el periodista inglés John Carlin titulaba el pasado fin de semana una columna suya en El País con esta sugerente frase: “Sólo los negros se salvan”. Con ella comenzaba una durísima crítica a las autoridades del fútbol europeo y mundial que sancionan con el máximo rigor el racismo en los estadios, pero dejan pasar, como si fuera lo más sano del mundo, las agresiones contra las mujeres o los ataques a los homosexuales.

Cierra Carlin su columna con una frase escalofriante: “la ciega sumisión a lo políticamente correcto conduce no solo a la idiotez, a veces, sino a la injusticia y a la desigualdad”.

Yo, al menos, voy a darle una vuelta.

Artículo original en El Post

Anuncios

Archivado en: Columnas +, , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Edición 27/02 no es más que una "revista de prensa" que mezcla columnas y artículos propios con piezas arbitrariamente escogidas del periodismo nacional e internacional que van marcando estos años.

Únete a otros 1.056 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: