Edición 27/02

Icono

«Describe tu aldea y serás universal», decía Tolstoi. ¿Y por qué no intentar el ejercicio contrario?

El monopolio del Kremlin


Por PILAR BONET (El País)

La vuelta de Vladimir Putin a la presidencia de Rusia confirma lo que algunos ingenuos se resistían a creer: que Dmitri Medvédev ha sido el fiel subordinado que durante cuatro años ha custodiado el puesto de jefe del Estado como un administrador guarda un cortijo para cuando su propietario regrese. Gracias a Medvédev, Putin evitó que su imagen se empañara con una enmienda constitucional que le hubiera permitido un tercer mandato consecutivo como presidente, (a añadir a los dos que ya desempeñó desde 2000 a 2008), pero que también le hubiera igualado a los dictadores centroasiáticos. Durante su presidencia, Medvédev allanó el camino para el retorno de Putin al impulsar un cambio en la ley fundamental que amplía el mandato presidencial de cuatro a seis años.

Dados los poderosos recursos del Kremlin y la ausencia de contrapesos políticos fuertes e independientes, es previsible que Putin, que cumplirá 59 años en octubre, pretenda instalarse en la presidencia durante los dos mandatos a los que tiene derecho, es decir, un total de 12 años, lo que nos situaría en 2024. A este periodo podrían seguir otros 12 años de presidencia de Medvédev. Aunque estos cálculos sean un arriesgado ejercicio de futurología, está claro que el tándem dirigente ruso, sea cual sea la naturaleza de su relación, es un dúo coordinado con una estrategia a largo plazo. Lo principal en ella es no soltar el poder.

Rusia Unida (RU), el amorfo partido que pretende obtener una mayoría en las elecciones legislativas de diciembre, se limitó el sábado a avalar las decisiones que le presentaron por sorpresa Putin y Medvédev. Este último dirigirá la lista de RU en los comicios, aunque no esté afiliado al partido y aunque sus dirigentes, orientados hacia Putin no fueron informados de que su cabeza de lista iba a ser el actual presidente. Tras las elecciones, Medvédev se propone ser el jefe de Gobierno.

El espectáculo teatral que Putin y Medvédev han representado durante cuatro años y su reparto de papeles en el escenario infundieron esperanzas a intelectuales y políticos liberales con tendencia al autoengaño. Los hechos demuestran que Medvédev no se ha desviado ni un ápice del rumbo de su mentor, aunque empleara una terminología diferente. En la presentación de su proyecto, Vladimir Putin y su socio junior esgrimen un vago sentido de misión que es presentado como un intento de modernizar a Rusia y hacer de ella una gran potencia con la que todos deban contar y, a ser posible, temer.

Ahora bien, más allá de todo eso están las crudas realidades actuales. La más escandalosa es el enquistamiento en el poder de una élite procedente en gran parte de los servicios de Seguridad, que cada vez está más endiosada y más alejada de los problemas del ciudadano. El sistema se caracteriza por una fenomenal corrupción. Se calcula que las mordidas para obtener encargos y transferencias del presupuesto público llegan hasta un 50% de las sumas asignadas. Tales porcentajes frenan la inversión y son insostenibles en época de crisis.

Desde que Putin asumió el poder en 2000, la dependencia de las materias primas ha aumentado en Rusia y el país no ha aprovechado los años de bonanza y altos precios del crudo para diversificar su economía. Las turbulencias que vive Occidente, donde están los principales clientes de Rusia, exigirán a Moscú una política económica más racional y ahorrativa, reformas estructurales y mayor cooperación. De momento, no hay indicios de que vayan a corregirse los vicios del sistema ni los apetitos de la clase dirigente. Las primeras promesas del candidato a presidente son más populistas que innovadoras. Entre ellas, subidas de sueldo y de pensiones, una posible mayor carga fiscal para los ricos y un crecimiento económico anual del 6% al 7% “Para estar protegidos de las conmociones tenemos que ser fuertes”, dijo el primer ministro.

Artículo original en ELPAÍS.com

Anuncios

Archivado en: Columnas +, ,

One Response

  1. Espero que sea presidente por muchos años por la razón que Rusia lo necesita con urgencia, es el único que es capas de dar un equilibrio al mundo no solo para Rusia sino por los buitres que están comiéndose todo los ahorros que la ha costado a la gente ganaselo, y eso que soy anticomunista pero hay que ver la vida con objetivamente

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Edición 27/02 no es más que una "revista de prensa" que mezcla columnas y artículos propios con piezas arbitrariamente escogidas del periodismo nacional e internacional que van marcando estos años.

Únete a otros 1.056 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: