Edición 27/02

Icono

«Describe tu aldea y serás universal», decía Tolstoi. ¿Y por qué no intentar el ejercicio contrario?

Cómo lucran las universidades que por ley no deben lucrar


Por V. TORRES, J. A. GUZMÁN y G. RIQUELME (CIper)

La ley lo dice específicamente: las universidades no deben lucrar. Pero las autoridades que deben fiscalizarlas han querido entender que la ley no es suficientemente clara y que los negocios que se hacen con ellas, que aparecen en los medios y que atraen a grandes empresas y fondos de inversión, no vulneran la ley. CIPER ahondó en el modelo y transacciones de dos grandes del negocio: Santo Tomás, cuya venta se discutió profusamente en los medios de prensa; y Las Américas que hoy pertenece al grupo Laureate. Sus cifras son apabullantes; tanto como el endeudamiento de miles de jóvenes.

———-

Natalia Carrizo (26 años) estudió arquitectura en la Universidad Las Américas y debe $11 millones. El pago de su crédito lo pactó en 143 cuotas mensuales de $153 mil, que deberá pagar hasta el 2021. Natalia tendrá 36 años para esa fecha y si no se atrasa, habrá pagado el doble de su deuda inicial: $21 millones. Ella cree que no podrá mantener el ritmo. Ahora está cesante y ya figura en Dicom, igual que su padre quien la avaló en ese crédito. Por si fuera poco tiene una segunda deuda, con CORFO, la que adquirió para pagar el primer año de su carrera. De ese préstamo prefiere no saber nada porque después de cancelar $1 millón 200 mil, le dijeron que solo había pagado los intereses y que la deuda seguía siendo de $2 millones 900 mil, como al principio.

La historia económica de Natalia es una de las explicaciones de por qué el movimiento estudiantil tiene una vitalidad que no amaina pese a que ya se prolonga por tres meses. Muchos estudiantes viven situaciones parecidas a las de Natalia: deudas millonarias que se han vuelto impagables por los intereses y porque la promesa de conseguir mejores ingresos al terminar sus carreras no se ha concretado.

El monto del endeudamiento de la actual generación solo se conoce en sus trazos generales. La Superintendencia de Bancos consigna que más de 370 mil estudiantes deben $ 1.118.179.288.131 pesos (un billón ciento dieciocho mil millones). Eso hace un promedio de $3 millones por alumno. Sin embargo, esa cifra gruesa no incluye a los que estudian con el Fondo Solidario (según dijo el ex ministro Joaquín Lavín, entre ellos había 110 mil morosos que acumulaban una deuda de $300 mil millones). Además, no hay distingo entre jóvenes que se endeudaron por un año de universidad y desertaron y otros, como Natalia, que egresan con mochilas que se convierten en impagables.

La discusión sobre el lucro se ha debido hacer sin las cifras exactas de la población afectada.

Para Natalia, no es sólo el problema de su endeudamiento actual sino también del futuro, pues ella tiene otros dos hermanos y su familia, que se ha deslomado para pagar su universidad, difícilmente podrá hacer el mismo sacrificio dos veces más. Natalia piensa que tiene que haber otro mecanismo. Eso es lo que reclama en la calle. “Me da rabia haberme metido en todo esto sólo por querer estudiar. Estoy con todas las protestas porque yo fui súper perjudicada, pero también porque pienso qué va a pasar con mis hermanos y con la gente que viene después”.

La Universidad las Américas (UDLA), en la que estudió Natalia es parte de del consorcio internacional “Laureate Education”, una compañía propietaria y gestora de un centenar de universidades en el mundo. Las Américas, como todas las universidades chilenas, debiese ser una corporación de derecho privado, sin fines de lucro, lo que en esencia quiere decir que todo su excedente debiese reinvertirse en la misma universidad. Por ejemplo, en mejorar su infraestructura, en tener mejores profesores, e incluso, en hacer investigación. CIPER accedió a información contable de esa institución que hoy tiene 25 mil alumnos y un contador auditor que ha trabajado en grandes compañías analizó las cifras. El cuadro que emerge es distinto a lo que se esperaría encontrar en una institución sin fines de lucro.

A juicio del experto, un asunto muy llamativo es el enorme activo circulante que tiene la UDLA: $38 mil 900 millones. Parte de ese activo ($7 mil millones) está en valores negociables, que es el dinero que una empresa invierte en instrumentos financieros para obtener más utilidades. Otros $2 mil 504 millones aparecen como “disponibles”, término que en contabilidad se refiere al dinero que la empresa tiene en el banco.

-Esta empresa tienen $7 mil millones en valores negociables y los valores negociables significan exceso de liquidez -dice el especialista. Al calcular el ratio financiero (dividiendo $38 mil 928 millones de activo circulante por el pasivo circulante, que son $28 mil 655 millones) da 1.4, que indica muchas liquidez, pues normalmente a una empresa que le va bien tiene un valor de “1”. Esto implica que durante varios años esta universidad ha ganando mucha plata. Una liquidez así es propia de un banco o de un negocio muy bueno.

El documento indica además que la UDLA está invirtiendo en “pactos”, instrumentos donde se le traspasan recursos a un banco a cambio de un interés asegurado que llega hasta el 4 % anual. “Las empresas utilizan este tipo de inversiones principalmente por la seguridad del instrumento y porque hay disponibilidad inmediata de recuperar el dinero”.

Constando la solvencia del negocio, llama la atención que según la Información que la UDLA le entregó a la autoridad pública, haya registrado pérdidas por $11 mil 604 millones en el año 2009. Esas pérdidas se repiten en 2010, donde UDLA anota un balance negativo de $5 mil 387 millones. Sin embargo, el que una empresa refleje pérdidas no significa que no esté ganando dinero. El contador auditor lo corrobora:

-Para saber qué pasa de verdad hay que analizar hacía dónde va dirigido el gasto. Las formas de evacuar las utilidades son múltiples y acá se pasa por “cuentas por pagar”: por ejemplo, los $22 mil 435 millones que agrupa en el item de pagos a empresas relacionadas los montos con los que genera ingresos a la Inmobiliaria e Inversiones San Genaro, Inversiones Matgar Limitada, Inversiones Seyca Limitada e Inversiones Delfos Limitada, entre otras.

Una de las mayores “inversiones” que incluye en su documento contable la UDLA son los $24 mil 131 millones que destina a la Inmobiliaria Educacional S.A. Esta empresa fue creada el año 2010 y surgió de la división de Campvs Mater, otra de sus empresas relacionadas. El último cambio que experimentó la Inmobiliaria Educacional tuvo lugar en enero de este año cuando sus socios, Pvscam S.A., otra de sus empresas relacionadas y Desarrollo del Conocimiento S.A., la empresa matriz del holding, aumentaron su capital de $500 millones a $90 mil millones y la transformaron en una sociedad por acciones. Su objeto, según consigna el Diario Oficial respectivo señala: “el desarrollo de proyectos inmobiliarios con fines educacionales, compra y venta de bienes raíces, su administración, explotación y percepción de sus frutos, inversión en sociedades inmobiliarias; la asesoría de proyectos inmobiliarios educacionales, urbanización, loteo, remodelación, construcción de toda clase de bienes raíces encargando su gestión a terceros y la inversión en toda clase de bienes inmuebles,. Muebles corporales e incorporales dentro y fuera del país incluyendo establecimientos de educación superior, administrarlos y percibir sus frutos”.

Otro de los item de pagos importantes es el de $2 mil millones a Laureate por “consultoría”. Fuentes internas de la universidad explican en off que este pago es un royalty que se le cancela a Laureate y que permite a los estudiantes de la UDLA acceder a los beneficios de la red, como bibliotecas y programas de intercambio. El departamento de comunicaciones de la universidad señala, sin entrar en detalles, que “los servicios que presta Laureate a las instituciones educacionales a las cuáles se incorpora, incluyendo UDLA, deben ser realmente necesarios para el proyecto educativo de la institución y prestarse a valores de mercado”.

Sin embargo, en atención a los montos mencionados, el detalle de estos pagos debiese ser revisado por la autoridad encargada de velar por que estas entidades no lucren. Esa fiscalización nunca se ha hecho, como afirman más adelante cuatro ex ministros de Educación.

Similar cosa ocurre con una serie de pagos que la UDLA hace a empresas que la misma corporación identifica como “relacionadas”; Por ejemplo, por concepto de arriendo le paga $6 mil 314 millones a la inmobiliaria San Genaro S.A. y $ 83 millones a San Genaro Dos, además de $ 829 millones que figuran como costos de arriendos a terceros. En varias de estas empresas aparece como socia la empresa Desarrollo del Conocimiento (Decon) que es la que controla la Universidad Las Américas.

Según el especialista consultado por CIPER el concepto empresas relacionadas (E.R.) es muy importante en esta documentación de la UDLA pues en el activo circulante de la empresa hay un ítem llamado “cuentas y documentos por cobrar (E.R)” que asciende a $17 mil 451 millones, mientras que en el pasivo circulante está el ítem “cuentas por pagar E.R” con un valor de $22 mil 435 millones. “Lo que ocurre acá es que como se trata de empresas del mismo dueño, el activo circulante es en realidad $21 mil 477 millones y el pasivo $6 mil 220 millones. Y el ratio financiero que antes era 1.4 ahora da 3.45 y muestra a una empresa mucho más líquida de lo que pensábamos”, explica el auditor experto.

Según el especialista, falta la información financiera del resto de las universidades para poner está liquidez de Las Américas en contexto. “Podría tratarse del común denominador, o tal vez está empresa tiene menos que otras, o más” dice. De todos modos, este 3.5 indica que la ganancia es excesiva.

Respecto de los ingresos que recibe la universidad, están constituidos básicamente por los pagos mensuales de alumnos como Natalia. Recibe $19 mil 237 millones de alumnos que tienen (CAE) Crédito con Aval del Estado (un préstamo que tiene un interés del 5 % y que hoy el gobierno ha ofrecido bajar al 2 por ciento). También recibe $1 mil 742 millones de estudiantes a quienes la UDLA les da financiamiento interno y $2 mil 308 millones por intereses de repactación de estudiantes: un poco menos que los $ 3 mil millones que la UDLA gastó en publicidad en 2010.

¿Cuánto ha afectado a Natalia esta forma en que el Estado ha permitido que se financie la educación superior? ¿El endeudamiento millonario que reclaman los estudiantes en estos días es sólo producto de las tasas de interés que cobran los bancos?

Imposible saberlo ahora, porque esta información no ha sido revisada debidamente por los organismos públicos que debiesen garantizar que se cumpla la ley que prohíbe el lucro en las universidades. Como se verá a continuación, la desaparición de la regulación y fiscalización de las autoridades, que ha sido una constante por décadas, hace perfectamente posible hoy pensar que toda institución “sin fines de lucro” funcione con operaciones como las vistas en el caso de la UDLA. Porque – y eso es una de las cosas que hay que tener claro aunque sorprenda- esta forma de operar se ajusta perfectamente a la ley. Es decir, después de todo lo que usted ha leído hasta aquí, se puede decir que esta universidad no lucra. Y así lo sostiene la Universidad de Las Américas en las respuestas que hizo a las preguntas de CIPER.

Segui leyendo artículo original y relacionados en CIPER Chile

Anuncios

Archivado en: Reportajes +, , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Edición 27/02 no es más que una "revista de prensa" que mezcla columnas y artículos propios con piezas arbitrariamente escogidas del periodismo nacional e internacional que van marcando estos años.

Únete a otros 1.056 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: