Edición 27/02

Icono

«Describe tu aldea y serás universal», decía Tolstoi. ¿Y por qué no intentar el ejercicio contrario?

Una carta complica más a Murdoch


Por MARCELO JUSTO / CAHAL MILMO (Página/12)

Es una prueba de que hubo encubrimiento del escándalo que se destapó en los medios del magnate. Compromete más que nunca a Andy Coulson y deja mal parado al premier británico David Cameron, que lo contrató en 2007.

———-

La comisión parlamentaria que investiga las escuchas telefónicas dio a conocer una pieza clave del caso contra el News of the World. La carta de Clive Goodman, el periodista condenado por el caso en 2007, revela que las escuchas se discutían abiertamente en las reuniones editoriales que presidía el entonces editor Andy Coulson y pone en entredicho el testimonio de Rupert y James Murdoch ante el Parlamento el mes pasado. “Esta carta es la prueba más importante de que ha habido un gigantesco encubrimiento”, dijo el diputado Tom Watson, miembro del comité parlamentario que publicó la carta.

Clive Goodman escribió la carta al director de Recursos Humanos del News of the World, Daniel Cloke, el 2 de marzo de 2007, poco después de que el dominical lo despidiera por su participación en las escuchas telefónicas. En la carta, Goodman recuerda que el abogado de la compañía, Tom Crone, y el editor del dominical, Andy Coulson, le habían prometido que mantendría su trabajo si no comprometía al periódico durante el caso judicial. La compañía rechazó la apelación, pero le pagó mucho más dinero por su despido que el que informó al Parlamento. En vez de las 60 mil libras que había declarado (unos 100 mil dólares), los nuevos documentos revelan un pago de 90 mil libras y un adicional de 140 mil, a lo que se sumaron 13 mil libras de costos legales. “Es dinero para silenciar su testimonio. Estaban comprando su silencio”, señaló Watson.

El gran enigma del caso es hasta dónde llegaba la aprobación de las escuchas telefónicas ilegales en el interior del grupo. La carta compromete más que nunca a Andy Coulson con el escándalo y deja mal parado al primer ministro David Cameron, que lo contrató en 2007 como jefe de propaganda de los conservadores y lo defendió contra viento y marea. Además vuelve casi inevitable que Rupert y James Murdoch tengan que comparecer nuevamente ante el Parlamento. En julio, ambos negaron todo conocimiento de las escuchas telefónicas. ¿Podían ignorar el caso de uno de los más importantes periodistas del News of the World, condenado además por un escándalo que dio la vuelta al mundo? En una segunda carta que reveló ayer el comité parlamentario, una firma de abogados del mismo grupo Murdoch dice que la evidencia de Rupert y James Murdoch ante el Parlamento era poco creíble, imprecisa y engañosa.

Las grietas en el interior del grupo son indisimulables. El ex abogado de la compañía, Tom Crone, quien renunció el mes pasado, ya había puesto en duda que James Murdoch, director de News International, propietaria del dominical, no supiera nada del pago de 700 mil libras que se había hecho al ex entrenador de fútbol de la selección inglesa, Graham Taylor. El pago estaba muy por encima de lo que hubiera ganado el entrenador en un juicio, y encendió las sospechas de la policía y los parlamentarios, atizadas por el correo electrónico “for Neville” que envió Glenn Mulcaire, el investigador privado que trabajaba con Clive Goodman. En este correo queda claro que la principal razón para pagar esa suma era evitar que el caso llegara a la Justicia y se revelaran las escuchas telefónicas en todo su espesor. El comité de Cultura señaló que es muy posible que se llame nuevamente a declarar a James Murdoch para aclarar estas discrepancias. No ha sido una buena semana para el grupo. En Estados Unidos, sobre las sospechas de escuchas telefónicas a las familias de los muertos del 11 de septiembre, el FBI amplió su investigación (ver aparte) a otras sobre hackeo de computadoras.

———-
AMPLIAN INVESTIGACIÓN EN ESTADOS UNIDOS

Los autoridades estadounidenses ampliaron su investigación sobre News Corp, de Rupert Murdoch, para averiguar sobre las fechorías en la empresa a raíz de la denuncia de que los periodistas de News of the World intentaron intervenir los teléfonos de las víctimas del 11 de septiembre. Se informó esta semana que los investigadores del FBI, que están chequeando la afirmación de que los periodistas del ahora desaparecido tabloide del domingo le pidieron a un detective privado de Nueva York que accediera a los correos de voz de aquellos que murieron en los ataques terroristas de 2001, no han encontrado hasta ahora ninguna evidencia de que se hubieran hecho intentos de escuchar a escondidas los mensajes.

Wall Street Journal, que es propiedad de News Corp, dijo que las agencias estadounidenses están ahora estudiando para ver si hubo más denuncias de inconducta en las subsidiarias de la empresa estadounidense que ameriten más averiguaciones.

La investigación estadounidense ampliada, descripta “en una primera etapa”, examinará denuncias pasadas contra las empresas de News Corp, incluyendo un juicio que le hizo Floorgraphics, una pequeña empresa de publicidad, acusándolas de piratear archivos de las computadoras que llevó a que el competidor propiedad de Murdoch arreglara por 29,5 millones de dólares en 2009.

Un senador de Nueva Jersey escribió el mes pasado a la oficina del fiscal general de Estados Unidos pidiendo una investigación oficial de la conducta de News Corp en Estados Unidos, citando el caso de Floorgraphics, cuyos fundadores afirmaban en su caso que su rival News America, propiedad de Murdoch, amenazó con destruir su empresa cuando rechazaron una oferta pública de compra. A un jurado le dijeron que en 2004 once violaciones del sitio web de Floorgraphics fueron rastreadas a una dirección registrada como oficina de News America y que podrían haber tenido acceso a información sensible, como la lista de clientes y los datos de las ventas. News Corp, que terminó el juicio después de acordar comprar Floorgraphics por 29,5 millones de dólares, firmemente negó cualquier afirmación de que hubiera amenazado a la empresa y dijo que condenaba el hackeo, sugiriendo que pudo haber sido hecho sin su conocimiento por un empleado con un password autorizado. News Corp se está enfrentando ahora a preguntas sobre sus operaciones en Estados Unidos, incluyendo las denuncias de las escuchas telefónicas a víctimas del 11 de septiembre y preguntas sobre si se hubieran violado las leyes de corrupción estadounidenses si se comprueba que los periodistas de News of the World sobornaron a oficiales de la policía británica en servicio.

Los hechos llegaron en una semana potencialmente difícil para el hijo de Murdoch, James, ya que el comité de los medios de la Cámara de Comunes se reunió ayer para discutir más informes que surgen de su testimonio el mes pasado.

La semana pasada, James Murdoch suministró respuestas escritas a las preguntas de los miembros del Parlamento después de que dos ex ejecutivos de News of the World –el editor Colin Myler y el jefe de asuntos legales, Tom Crone– emitieran una declaración diciendo que Murdoch había estado “errado” en su testimonio al relatar un acuerdo fuera de la corte aprobado por el ex jefe del sindicato de futbolistas profesionales Gordon Taylor.

Artículo original en Página/12

Anuncios

Archivado en: Sin categoría, , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Edición 27/02 no es más que una "revista de prensa" que mezcla columnas y artículos propios con piezas arbitrariamente escogidas del periodismo nacional e internacional que van marcando estos años.

Únete a otros 1.056 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: