Edición 27/02

Icono

«Describe tu aldea y serás universal», decía Tolstoi. ¿Y por qué no intentar el ejercicio contrario?

“Tengo material para 20 explosiones. Será un escenario de todo o nada”


Por A. DE CÓZAR (El País)

Pocas horas antes de disfrazarse de policía y llevar a cabo su macabro plan, Anders Behring Breivik colgó en Internet un manifiesto de 1.500 páginas en el que desgrana su ideología y su vida cotidiana como un ermitaño en la granja donde preparó la masacre. El documento, titulado 2083: Una declaración de independencia europea, es el retrato de un hombre que se cree elegido para una misión con la que dar un mensaje al mundo: acabar con el multiculturalismo y la “colonización islámica de Europa”, que, según él, ha sido “tolerada por los marxistas”.

Breivik añadió un diario de los últimos dos meses en el que anotó cada detalle de su plan y anticipó una acción sanguinaria: “Es mejor pasarse que quedarse corto”. El escrito muestra que, tras dejar de vivir con su madre, dedicó gran parte del tiempo a matar insectos y jugar con videojuegos, según escribe el 25 de abril. Días más tarde se despide de sus “amigos” y, el 2 de mayo, marcha a una granja a 160 kilómetros al norte de Oslo con un Fiat Doblo cargado de material para preparar las bombas. “El fracaso no es una opción para mí”, anota el 8 de mayo.

Los siguientes días son una sucesión de errores en el proceso de fabricación de los explosivos. Los fertilizantes que compró no dieron resultado hasta finales de mayo. Poco antes, el 14, Breivik se distraía viendo el festival de Eurovisión. El 11 de junio rezó “por primera vez en mucho tiempo”. “Le expliqué a Dios que, a menos que quiera una alianza marxista-islamista y la segura toma del poder por los musulmanes, tendrá que hacer que los guerreros que luchan por la preservación de la cristiandad prevalezcan”.

El 13 de junio hace detonar una bomba de prueba; el 2 de julio lleva a su madre a cenar y queda con un amigo, Axel, con el que habla de política. “¡Cómo echo de menos estas discusiones!”, dice. El 18 de julio carga el material en la furgoneta. Dice estar cansado y que toma batidos de proteína para generar más musculatura.

El 22 de julio, día de la matanza, Breivik concluye su diario: “Tengo material para 20 explosiones. Será un escenario de todo o nada. Imagina si la policía visitara mi casa en los próximos días. Probablemente llegarían a la conclusión equivocada y pensarían que soy terrorista”. El asesino acaba con la abreviatura lol. (laugh and loud, en inglés).

Esta es una selección de las entradas de su diario:

– 27 de abril: “Hice el pedido para el fertilizante que iba a ser entregado una semana más tarde. Antes había registrado mi compañía oficialmente como una empresa agrícola…, lo que me permite hacer pedidos al distribuidor agrícola nacional”.

“Puede que dentro de poco solo pueda contar con mis diez tarjetas de crédito con un total de 29.000…”.

– 3 de mayo: “Construí el escape de humos con planchas de PVC y tornillos que venían en la caja. Era como un set de Ikea y después de pocas horas ya lo había terminado”.

– 5 de mayo: “Empecé a moler las tabletas de aspirina hoy, primero usando un mortero. Después de unas pocas horas me dolían las manos y me di cuenta de que este método no iba a funcionar para grandes cantidades. Decidí que quería probar un método poco ortodoxo colocando las pastillas en una gran sábana de plástico extendida en el suelo, y usando la gravedad para machacarlas con mi pesa de 20 kilos”.

– 11 de mayo: “Es bastante irónico estar situado prácticamente encima de la mayor base militar del país. Me hubiera ahorrado bastantes dificultades con solo pedirle prestada una taza de azúcar y tres kilos de C4 a mi querido vecino :-)”.

– 14 de mayo: “Seguí sintetizando ácido acetilsalicílico de la aspirina… Hoy es la final de Eurovisión. Me encanta Eurovisión…! 🙂 [La actuación de] mi país era una estupidez, la aportación políticamente correcta como siempre. Un solicitante de asilo de Kenia, interpretando una canción bongo, muy representativo de Europa y de mi país”.

– 27 de mayo: “He empezado a machacar el fertilizante, probando distintas batidoras… Encontré una perfecta, Electrolux”.

– 6 de junio: “He comprado dos batidoras más… Estoy viendo The shield, un par de episodios al día de media”.

– 13 de junio: “He hecho una prueba del artefacto en un sitio muy solitario… Encendí la mecha y esperé. Fueron quizá los 10 segundos más interminables… BOOM! La detonación fue un éxito!!!:-)”.

– 25 de junio: “Conduje a la ciudad para recoger comida china. Había una chica que estaba relativamente buena en el restaurante fijándose en mí. Individuos refinados como yo somos un material raro aquí. Me doy cuenta de que llamo mucho la atención… Es por la manera en que visto y por el aspecto que tengo”.

– 18 de julio: “Esa noche, tras caer la noche, cargué todo en la furgoneta. Todavía tenía que atarlo todo en su sitio. Equipo comprobado. Exhausto!!! Buen trabajo. Me bebo mis batidos de proteínas x4 al día para maximizar la creación de músculo”.

Artículo original y notas relacionaldas en ELPAÍS.com

Anuncios

Archivado en: Artículos,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Edición 27/02 no es más que una "revista de prensa" que mezcla columnas y artículos propios con piezas arbitrariamente escogidas del periodismo nacional e internacional que van marcando estos años.

Únete a otros 1.056 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: