Edición 27/02

Icono

«Describe tu aldea y serás universal», decía Tolstoi. ¿Y por qué no intentar el ejercicio contrario?

Las sondas Voyager descubren burbujas magnéticas en confines del Sistema Solar


Por ABC

Los confines de nuestro Sistema Solar se presentan como una zona de turbulencias llena de burbujas magnéticas, según las observaciones de las sondas Voyager, las más alejadas de la Tierra, indicaron ayer los responsables de la misión estadounidense.

Utilizando un nuevo modelo informático para analizar los datos transmitidos por las sondas, los investigadores han determinado que el campo magnético solar mide aproximadamente 160 millones de kilómetros de ancho.

Las burbujas se forman cuando las líneas curvas del campo magnético se reorganizan, explicaron los astrónomos en el diario «Astrophysics» del 9 de junio. El nuevo modelo informático permite pensar que las líneas se separaron para formar burbujas desconectadas del campo magnético solar.

«Este campo magnético se extiende hasta los confines del Sistema Solar», explica Merav Opher, un astrónomo de la Universidad de Boston y uno de los autores del informe.

«En la medida en que el sol gira sobre sí mismo, su campo magnético se arruga como la falda de una bailarina. Muy lejos del sol, donde se encuentran las dos sondas Voyager, los pliegos de la falda se enrollan», añade.

Las sondas Voyager se encuentran a más de 14.000 millones de kilómetros de la Tierra.

Comprender la estructura del campo magnético solar servirá a los astrónomos para explicar cómo los rayos cósmicos galácticos penetran en nuestro sistema solar y cómo el Sol entra en acción con el resto de nuestra galaxia, la Vía Láctea.

Hasta el momento, los datos que indicaban la existencia de estas burbujas magnéticas provenían de un instrumento a bordo de la sonda Voyager que medía las partículas de energía.

Los investigadores estudian más datos y esperan encontrar la «firma» de estas burbujas en el instrumento de las sondas que mide el campo magnético.

«Estamos evaluando las implicaciones de este descubrimiento», señaló Jim Drake, astrofísico de la Universidad de Maryland y coautor del estudio.

Las líneas del campo magnético del sol son lanzadas hacia el exterior por los vientos solares, flujos de partículas que emanan del sol, y se ven afectadas por los materiales procedentes de estrellas vecinas de la Vía Láctea.

Las sondas Voyager 1 y Voyager 2 fueron lanzadas en 1977. Han sobrevolado Júpiter, Saturno, Urano, Neptuno y 48 de sus lunas antes de alejarse hacia los confines del Sistema Solar.

Los datos recogidos por los nueve instrumentos a bordo de cada sonda constituyen, sin duda, la misión de exploración científica de más éxito del Sistema Solar en la historia de la exploración espacial.

Artículo original en ABC.es

Anuncios

Archivado en: Artículos,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Edición 27/02 no es más que una "revista de prensa" que mezcla columnas y artículos propios con piezas arbitrariamente escogidas del periodismo nacional e internacional que van marcando estos años.

Únete a otros 1.056 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: