Edición 27/02

Icono

«Describe tu aldea y serás universal», decía Tolstoi. ¿Y por qué no intentar el ejercicio contrario?

El reto del modelo brasileño


Por SOLEDAD GALLEGO-DÍAZ (El País)

Controlar la inflación sin que se frene demasiado el crecimiento económico y sin perder la extraordinaria imagen que tenía Lula como defensor de los sectores más desposeídos de la población. Ese es el gran reto de Dilma Rousseff y de todos los que integran el área económica de su Gobierno. La presencia de Palocci en el Gabinete era una garantía de que esa línea económica iba a seguir adelante, pero su ausencia tampoco compromete ese objetivo.

La presidenta parece haber diseñado un plan que llevan adelante tanto el gobernador del Banco Central, Alexandre Tombini, como el ministro de Hacienda, Guido Mantega. El primero ha subido las tasas de interés tres veces en lo que va de año y se cree que hoy podría volver a hacerlo, hasta el 12,5%. El segundo ha puesto en marcha una serie de medidas que se denominan macroprudenciales y que intentan frenar el fortalecimiento del real, un gran peligro para la pujante industria brasileña, y moderar el flujo de capitales, que no dejan de entrar. De hecho, ya se aprobó un nuevo impuesto para inversiones a corto plazo. La idea es mantener el crecimiento en un 5,5% para 2011 y un 4,3% para 2012. Pero nada de todo eso servirá de algo si Dilma no logra mantener la esperanza de la mayoría de la población en que su suerte va a seguir mejorando y no les convence de que la herencia de Lula está en pleno desarrollo.

La inflación se sitúa todavía por encima de las previsiones para 2011: un 6,5% frente al 4,5%. Es cierto que los últimos datos muestran una bajada, pero muchos analistas estiman que se debe solo al precio de los combustibles. Por eso, muchos siguen insistiendo en la necesidad de recortar sustancialmente el gasto público. Ahí surge el primer gran problema político para Rousseff, porque en Brasil, pese a su extraordinaria transformación, una parte de la población vive todavía bajo los niveles de la pobreza absoluta, el sistema educativo es de mala calidad, al igual que las prestaciones sanitarias, y se necesita un importante programa de infraestructuras, no solo por los Juegos Olímpicos, sino porque son imprescindibles para su desarrollo.

Los recortes se llevarán a cabo, prometen, pero sin afectar a la línea social heredada de Lula. Quizás por eso, antes que nada, Dilma lanzó hace una semana el nuevo Plan Brasil sin Miseria, que pretende sacar de la pobreza extrema a otros 16 millones de brasileños, sobre todo en el campo. “Los pobres no deben correr detrás del Estado. Es el Estado el que les va a encontrar”, aseguró. El programa correrá paralelo con un proyecto para masificar las enseñanzas técnicas en las ciudades. Estabilidad, crecimiento controlado, democracia e inclusión social. Ese es el modelo brasileño que América Latina contempla embelesado.

Artículo original en ELPAÍS.com.

Anuncios

Archivado en: Artículos, , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Edición 27/02 no es más que una "revista de prensa" que mezcla columnas y artículos propios con piezas arbitrariamente escogidas del periodismo nacional e internacional que van marcando estos años.

Únete a otros 1.056 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: