Edición 27/02

Icono

«Describe tu aldea y serás universal», decía Tolstoi. ¿Y por qué no intentar el ejercicio contrario?

El hambre mata más que E.Coli


Por RAMÓN LOBO (El País)

Vivir en el Primer Mundo se está convirtiendo en una actividad de alto riesgo para muchos habitantes: vacas locas, dioxinas en pollos belgas, gripe A, móviles cancerígenos y ahora la bacteria Escherichia coli. Cada alarma es superior al número de muertos que causa el brote que generó la alarma. Así sucedió con la gripe A: no hubo coordinación en la lucha médica ni en la política, solo se globalizó el miedo. Detrás de cada pánico colectivo surge un negocio privado que florece.

Afganistán, un país en guerra desde hace más de 30 años y en el que se puede morir de varias causas simultáneas relacionadas con la guerra y la miseria, participó en ese miedo en 2009: miles de personas caminaban protegidas por mascarillas. Cada mascarilla parecía un signo de distinción; los kabulíes estaban orgullosos de ser, por fin, parte del mundo.

En Afganistán no se muere de gripe A, se muere de ausencia de paz.

El actual brote bacteriano, que como explica Javier Sampedro tiene más que ver con una manipulación inadecuada de la carne que con los pepinos, ha desnudado a la Unión Europea, carente de mecanismo de alarma, de reacción rápida y de liderazgo; en definitiva, incapaz de velar por la seguridad médica y económica de sus ciudadanos.

La consejera de Sanidad de Hamburgo señaló a la agricultura española sin esperar a las pruebas. No funcionaron los mecanismos de entendimiento entre España y Alemania. Más que Unión Europea parece un archipiélago en el que cada cual se preocupa de sus intereses a corto plazo.

Llegan y se instalan las crisis económicas, las guerras eternizadas como la de Libia, y no se oye una voz europea, única, determinante, constructiva. Europa, el gran sueño de muchos, se bate en retirada con sus mini Schengen, las políticas policiales contra la inmigración o las manipulaciones de los llegados a Lampedusa para forzar compensaciones y endurecimientos de normas con fines electorales. Los votantes de Milán, entre otros, no cayeron en la trampa.

En el Tercer Mundo los problemas del Primero parecen un banquete. El número de pobres y paupérrimos alcanza a la mitad del planeta, a 3.500 millones de personas; no se cumplen los Objetivos del Milenio y se agranda la brecha entre ricos y pobres, mayor aún con el abismo tecnológico. Y las cosas no van a mejorar para los más débiles. Según la ONG Oxfam los precios de los alimentos se duplicarán en 2030.

Aunque el hambre es ‘una pandemia’ que mata a 22.000 niños al día, según Unicef, no hay conmoción política, ni social; no aparecen consejeras de sanidad ni se convocan cumbres de urgencia ni se llenan las páginas o los minutos en los médios de comunicación. La sociedad no se mueve. Los muertos de hambre son muertos de necesidad extrema, y en ese campo el negocio es escaso.

Artículo original, enlaces y más videos en Aguas Internacionales >> Blogs EL PAÍS

Anuncios

Archivado en: Artículos,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Edición 27/02 no es más que una "revista de prensa" que mezcla columnas y artículos propios con piezas arbitrariamente escogidas del periodismo nacional e internacional que van marcando estos años.

Únete a otros 1.056 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: