Edición 27/02

Icono

«Describe tu aldea y serás universal», decía Tolstoi. ¿Y por qué no intentar el ejercicio contrario?

Wikileaks se refugia en el Partido Pirata

Por EL PAÍS

Bajo presión en Estados Unidos y cuestionado por algunas ONG tras la publicación de decenas de miles de documentos clasificados sobre la guerra de Afganistán, el portal Wikileaks encuentra cobijo en Suecia. El Partido Pirata, fundado en 2006 y que pide liberalizar las leyes de derechos de autor y reducir la vigilancia en Internet, acogerá varios servidores de la organización, según anunció ayer la formación política del país nórdico. “La contribución de Wikileaks es tremendamente importante para el mundo entero”, dijo Rick Falkvinge, líder del partido.

“Deseamos contribuir a cualquier esfuerzo que aumente la transparencia y que ayude a que los poderosos rindan cuentas”, afirmó el político sueco, que acordó la colaboración con Wikileaks en una reunión que tuvo en Estocolmo con el fundador del portal, Julian Assange. El Partido Pirata proporcionará ancho de banda y alojamientos para los servidores de Wikileaks. Si la formación política ganase algún escaño en el Parlamento sueco en las elecciones legislativas previstas para el 19 de septiembre, sus servidores, incluidos los que acogen a Wikileaks, contarían además con inmunidad parlamentaria. El grupo sueco aseguró que el apoyo al portal es parte de su “misión política”. El Partido Pirata, que se presentó en 2006 a los comicios generales en Suecia y se hizo con un modesto 1% de los votos, multiplicó por siete su resultado en las elecciones europeas de junio de 2009: el 7,1% de votos que obtuvo le permitió ganar uno de los 18 escaños que Suecia ocupa en la Eurocámara, gracias sobre todo al apoyo de los jóvenes. El partido aboga por la eliminación del sistema de patentes y la despenalización del intercambio de archivos en Internet.

“Damos la bienvenida a la ayuda proporcionada por el Partido Pirata. Nuestras organizaciones comparten muchos valores y si miramos al futuro podemos ayudarnos mutuamente a mejorar el mundo”, dijo Assange. El portavoz de la organización también expresó su deseo de que el Parlamento sueco que saldrá de las elecciones “considere seriamente” fortalecer aún más la legislación de protección de la prensa en el país. Luego, el fundador de Wikileaks, una figura tan enigmática como la organización, no olvidó recordar que las democracias occidentales “no son siempre tan libres como se podría pensar”.

La colaboración del partido sueco da aliento a la organización de Assange, en la cuerda floja desde que publicó a finales de julio los papeles que relatan los errores cometidos en el conflicto afgano desde 2004 hasta 2009. Hace apenas una semana, cinco ONG -entre ellas Amnistía Internacional, que en 2009 premió a Wikileaks por sacar a la luz informes sobre unas matanzas en Kenia- instaron al portal a borrar de los papeles de Afganistán los nombres de los afganos que colaboran con las fuerzas internacionales en el país para evitar que puedan ser víctimas de represalias. También el Pentágono pidió a la organización que retirara los documentos de su página web.

Hasta el momento la respuesta de Wikileaks siempre ha sido negativa. Assange se limitó a pedir a los que plantean la retirada de los documentos su colaboración en la tarea de identificación de los nombres de las personas que pueden verse afectadas. “Estoy muy ocupado y no tengo tiempo de lidiar con quienes prefieren no hacer nada mientras se cubren las espaldas”, dijo Assange en respuesta a las críticas de las ONG. Mientras tanto, anunció la inminente publicación de otros 15.000 archivos clasificados sobre la guerra de Afganistán, pertenecientes al mismo paquete de los 77.000 que divulgó en julio.

Wikileaks solicitó ayuda al Pentágono para analizar los documentos y evitar la publicación de los que puedan perjudicar a personas inocentes, según explicó Assange. Y ayer la agencia France Presse, citando declaraciones de una responsable del portal, aseguró que el Ejército estadounidense había aceptado colaborar. “Han dicho que están listos para abrir un diálogo”, declaró Kristinn Hrafnsson.

El Pentágono negó tales contactos, según informó poco después la misma agencia. “No estamos interesados en negociaciones para llegar a una versión aséptica de documentos clasificados”, dijo en declaraciones a la prensa Bryan Whitman, portavoz del Departamento de Defensa. El portavoz reiteró en cambio la que viene siendo la petición de Washington desde la publicación de unos documentos que “ponen en riesgo la vida de los militares y de los afganos”: que Wikileaks “devuelva los documentos, los retire de Internet y no publique ninguno más”.

Publicado en el diario El País de España.

Anuncios

Archivado en: Reportajes +,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Edición 27/02 no es más que una "revista de prensa" que mezcla columnas y artículos propios con piezas arbitrariamente escogidas del periodismo nacional e internacional que van marcando estos años.

Únete a otros 1.056 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: