Edición 27/02

Icono

«Describe tu aldea y serás universal», decía Tolstoi. ¿Y por qué no intentar el ejercicio contrario?

Wikileaks bajo asedio

Por STEPHEN FOLEY (The Independent)

El portal denunció que Washington intenta infiltrarlo. El FBI cree que los documentos provienen de la misma fuente que el video del helicóptero. Un analista de 22 años está detenido y acusado por los dos hechos.

Un voluntario de WikiLeaks en Estados Unidos fue detenido, interrogado y le retuvieron sus teléfonos cuando volvía al país desde Europa. El FBI está investigando la filtración de miles de secretos de la guerra de Afganistán que se publicaron en ese sitio web.

Desde que le aconsejaron no viajar a Estados Unidos, Jacob Appelbaum se había refugiado en lo del fundador de WikiLeaks, Julian Assange. Appelbaum pasó tres horas en el aeropuerto de Nueva York, mientras los empleados de migraciones fotocopiaban recibos y buscaban en su computadora portátil. Después se le acercaron agentes del FBI para interrogarlo en una conferencia sobre hackers que se hizo el sábado en Las Vegas.

Dos oficiales lo contactaron después de que diera una charla sobre cómo subvertir la vigilancia del gobierno chino sobre Internet. Appelbaum se negó a hablarles. El investigador sobre seguridad cibernética había regresado el jueves a los Estados Unidos para la conferencia anual desde Holanda. Ese día fue detenido. Funcionarios en la frontera lo interrogaron acerca del paradero de Assange, sobre su actitud frente a las guerras de Afganistán e Irak y acerca de la filosofía que profesa WikiLeaks.

Appelbaum no había vuelto a Washington desde que WikiLeaks publicó un video secreto que mostraba a personal militar estadounidense celebrando un ataque de un helicóptero, que terminó con doce civiles asesinados, incluidos periodistas de la agencia Reuters. La controversia escaló más allá después de que el sitio publicara 90 mil informes de campo y otros documentos militares acerca de la guerra en Afganistán. Incluso difundió reportes donde figuraban nombres de informantes afganos.

Appelbaum, que trabaja en un proyecto que sirve a los usuarios para borrar su identificación de Internet, solía ser el vocero de WikiLeaks en Estados Unidos. Después de que le incautaran la semana pasada su equipo electrónico, su contestador ahora dice: “Este teléfono no es más la vía apropiada para ubicarme”.

En diálogo con The Independent este fin de semana, Appelbaum rechazó enérgicamente las acusaciones del almirante Mike Mullen, jefe del Estado Mayor conjunto norteamericano. Mullen había dicho que WikiLeaks y sus voluntarios tendrían las manos manchadas con la sangre de algún soldado joven o de algún integrante de una familia afgana dado que los insurgentes podrían usar la información que figura en los documentos publicados para lanzar alguna represalia. “¿Quién es usted para decirlo, que estuvo subvencionando la guerra por diez años?. “¿Qué está haciendo en términos concretos para proteger a esta gente?”

El FBI y los militares estadounidenses creen que los documentos provienen de la misma fuente que el video del helicóptero. Acusan por los dos hechos a un analista de inteligencia de 22 años que trabajaba en Irak, Bradley Manning. Ahora están examinando los vínculos de Manning con la comunidad hacker.

Durante la conferencia, Appelbaum se negó a confirmar o hacer comentarios acerca de su detención pero defendió el compromiso de WikiLeaks a exponer información que los gobiernos alrededor del mundo quieren ocultar. “Todos los gobiernos continúan la tiranía”, agregó. “En Estados Unidos, un policía con un arma puede cometer un crimen atroz y que se le dé el beneficio de la duda. En Estados Unidos no tenemos censura pero sí tenemos organizaciones de noticias que colaboran”, manifestó.

Por su parte, el secretario de Defensa de los Estados Unidos declaró ayer que consideraba a WikiLeaks moralmente culpable por la filtración de información. No está claro aún si el sitio web enfrentará cargos por la publicación del “diario secreto de Afganistán”, pero para Robert Gates “merece ser condenado” por su accionar. “Divulgaron esto sin ninguna consideración sobre las consecuencias”, insistió Gates.

En las últimas horas, el portal de Internet fundado en 2006 denunció que Estados Unidos intentó infiltrarlo. Asimismo, los ciberactivistas están promocionando en la red social Twitter el fondo de ayuda para la defensa de Manning. El joven ex agente fue detenido en Irak y llevado a Kuwait. Pero el jueves fue trasladado a la base estadounidense de Quantico, en Virginia. Manning seguirá detenido mientras el Ejército investiga las filtraciones.

Por The Independent de Gran Bretaña publicado en el diario Página/12 de Argentina.

Anuncios

Archivado en: Reportajes +,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Edición 27/02 no es más que una "revista de prensa" que mezcla columnas y artículos propios con piezas arbitrariamente escogidas del periodismo nacional e internacional que van marcando estos años.

Únete a otros 1.056 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: