Edición 27/02

Icono

«Describe tu aldea y serás universal», decía Tolstoi. ¿Y por qué no intentar el ejercicio contrario?

Un libro compromete a Kissinger en el asesinato del general Schneider

Por ANA BARON (Clarín)

El general René Schneider, Comandante en Jefe de la Fuerzas Armadas chilenas y gran defensor de la Constitución de Chile, fue asesinado el 22 de octubre de 1970 por haber dicho que los militares debían apoyar a Salvador Allende si ganaba las elecciones. Siempre existió la sospecha de que su asesinato contó con el apoyo de la CIA. Si bien hasta ahora nadie pudo probarlo con certeza, la semana pasada surgieron dos nuevas evidencias, que según los investigadores que conocen bien el tema, son contundentes.

El diario The Washington Post publicó la transcripción de una conversación en la que el presidente Richard Nixon y su entonces Consejero para la Seguridad Nacional, Henry Kissinger, bromean sobre un asesinato cometido por la CIA que no puede ser otro que el de Schneider. Paralelamente, ArchivosChile, una ONG, publicó extractos de un libro confidencial de la Central de Inteligencia norteamericana que responsabiliza al entorno de Nixon por el asesinato de Schneider .

Este libro, que no es nada más ni nada menos que la biografía oficial del entonces director de la CIA Richard Helms redactada por Robert Hattaway en base a entrevistas realizada con él, llegó a manos del conocido y muy respetado periodista John Dinges en el marco de la investigación que está haciendo sobre el asesinato de Schneider. Profesor de periodismo en la Universidad de Columbia, en Nueva York, y autor de otros dos libros sobre Chile, incluyendo “Operación Cóndor: Una Década de Terrorismo Internacional en el Cono Sur”, Dinges dijo a Clarín que “entre las desgrabaciones y la biografía de Helms, queda claro que la CIA estuvo involucrada en el asesinato de Schneider”.

Dinges explicó que “Kissinger siempre dijo que la CIA, una semana antes del asesinato, dejó de financiar al grupo (conocido como Track II) liderado por el general Robert Viaux, que mató a Schneider”. Pero en el libro, Helms lo desmiente . En efecto, uno de los extractos del texto reproducido por ArchivosChile en el sitio que tiene en internet dice textualmente: “En sus memorias, Kissinger escribió que entonces (el 15 de octubre de 1970) ordenó terminar con Track II, y en cuanto le incumbe a él y al Presidente Nixon, su orden puso fin a toda actividad encubierta destinada a prevenir la elección de Allende (Kissinger, White House Years, pp. 674, 676). Si esa fue la intención de Kissinger, no fue entendido así ni por Thomas Karamessines (jefe de las operaciones en Chile) ni por la CIA”.

Según Dinges, el texto de la CIA apunta claramente, en el párrafo que sigue, a la responsabilidad de Nixon y Kissinger en la muerte de Schneider: “Sería injusto, sin embargo, achacar a la CIA, como instrumento de la política norteamericana, la responsabilidad principal de la muerte de Schneider.

Esa carga debe descansar correctamente sobre una administración (de Nixon) que insistía en no ahorrar ningún esfuerzo para negar la presidencia a Allende”.

La desgrabación de la conversación que mantuvo Kissinger con Nixon, publicada en el diario The Washington Post tiende a demostrar eso.

Estaban hablando sobre otro asesinato, el de uno de los adversarios políticos de Allende, el ex ministro Interior del Partido Demócrata Cristiano, Edmundo Pérez Zujovic, quien fue asesinado el 8 de junio de 1971 por un grupo de extrema izquierda. Al enterarse de que algunos en la prensa chilena culpaban a la CIA por el asesinato de Pérez Zujovic, Nixon reaccionó con incredulidad. Kissinger bromeó que la CIA fue “demasiado incompetente”.

Kissinger: Están echando la culpa a la CIA.

Nixon: ¿Por qué carajo lo asesinaríamos? Kissinger: Pues, a) no podríamos. Somos … Nixon: Sí.

Kissinger: La CIA es demasiado incompetente en hacerlo. Te acuerdas … Nixon: Sí, pero lo mejor es (palabras no claras).

Kissinger: … cuando sí intentaron asesinar a alguien, necesitaron tres intentos … Nixon: Sí.

Kissinger: … y (el hombre) vivió tres semanas después.

Según Dinges, “dos grupos chilenos, ambos con vínculos a la CIA, llevaron a cabo tres intentos de asesinar al general Schneider y en el tercer intento lo acribillaron. Padeció por tres días (no tres semanas) antes de morir en el 25 de octubre de 1970”.

Publicado en el diario Clarín de Argentina.

Anuncios

Archivado en: Reportajes +, , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Edición 27/02 no es más que una "revista de prensa" que mezcla columnas y artículos propios con piezas arbitrariamente escogidas del periodismo nacional e internacional que van marcando estos años.

Únete a otros 1.056 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: