Edición 27/02

Icono

«Describe tu aldea y serás universal», decía Tolstoi. ¿Y por qué no intentar el ejercicio contrario?

“Planes de austeridad son mala idea”


Por LA VANGUARDIA

Poner al presidente del Bundesbank, Axel Weber, al frente del Banco Central Europeo, supondría “un riesgo para el euro”, dice el Premio Nobel de Economía Paul Krugman. Weber, que es el candidato de la jefa de Gobierno Angela Merkel para sustituir a Jean Claude Trichet en la institución, “se opuso hasta a la compra moderada de bonos públicos por parte del BCE y se preocupa por la inflación cuando no la hay”, dice el afamado economista.

“Preferiría un titular del BCE que concediera más importancia al peligro deflacionario provocado por una larga recesión”, explica Krugman. “Weber es un riesgo para la suerte del euro . El peligro de que ocurra un efecto dominó desde Grecia pasando por España y Portugal hasta Italia, es mucho mayor cuando al frente del Banco hay un presidente tan conservador. Sería un desastre para todos”, señaló el economista al diario económico alemán Handelsblatt .

La pérdida de imagen europeísta del gobierno de Merkel hizo pensar a algunos observadores alemanes que la candidatura de Weber a presidir el BCE podría tropezar con dificultades.

Krugman dice que la política de austeridad auspiciada por Alemania “es una mala idea”. La “cultura de la estabilidad” presupuestaria alemana vale para tiempos normales, no para los actuales, cuando, como dice el presidente Barack Obama, los países con superávit comercial deben contribuir al crecimiento con inversión pública y dinamizando el consumo interno.

“Si los alemanes van a gastar 80.000 millones de euros menos”, dice Krugman por el paquete de austeridad anunciado por Merkel, “los países vecinos lo notarán”. “La línea hacia la consolidación de Alemania no presiona únicamente la coyuntura alemana, sino que frena el crecimiento de los demás países, por eso los europeos deben coordinar entre ellos su política económica”, explica.

“Además, la política de austeridad europea nos complica la vida a los norteamericanos”, dice, lo que, en caso de que se llegue a una paridad entre dólar y euro, haría imaginable un escenario de sanciones contra Alemania.

En tal caso, “los europeos se asombrarían de las exigencias que les llegarían desde el Congreso de EE.UU.”, concluyó Krugman.

La administración de Obama teme que una caída del euro combinada con una reducción del consumo, como consecuencia de las políticas de austeridad europeas, perjudique intereses económicos de Estados Unidos y complique aún más la estabilidad global.

La carta de Obama, que avisa de que la polémica central del próximo G-20 en Toronto será esta cuestión y no el impuesto a las transacciones financieras que Merkel impulsa sin gran convicción, a sabiendas de que no se impondrá en Toronto, ha sido recibida con frialdad y poco eco mediático en Alemania.

El Ministro de Economía, Rainer Brüderle, ya ha dicho que, “Alemania sólo puede regresar a la cima internacional con un presupuesto saneado”, mientras que el vocero de la política económica de la CDU, Joachim Pfeiffer, ha calificado la carta de “sinsentido económico”.

Publicado en el diario Clarín de Argentina.

Anuncios

Archivado en: Entrevistas +, ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Edición 27/02 no es más que una "revista de prensa" que mezcla columnas y artículos propios con piezas arbitrariamente escogidas del periodismo nacional e internacional que van marcando estos años.

Únete a otros 1.056 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: